KAFKA Y SU ÉPOCA

/
0 Comments
Kafka
Kafka nace el 3 de Julio de 1833 en Praga, en el seno de una familia judía. Su padre fue el dirigente de un negocio de mercería, el cual con el tiempo, se convertirían en unos grandes almacenes. Estos fueron los responsables de conseguirle una buena reputación como ciudadano respetable. A pesar de que su idioma nativo es el alemán, Kafka estudió checo, con el motivo de satisfacer a su padre, pues este pretendía que su hijo pudiera dominar los idiomas con total fluidez.
Kafka estudió Derecho, en la Universidad de Praga. Más tarde, después de haber estudiado en la universidad, en 1907 se inscribió como oficinista en una agencia italiana de seguros, y es allí y en ese momento donde comienza su vida como escritor. Después de un año consiguió un contrato permanente en otra agencia. En el 1917 le diagnosticaron tuberculosis, con todo ello tuvo que permanecer en un estado de recuperación después de haber padecido esta enfermedad.


Una de las claves de la vida de Kafka, es la relación que mantenía con su imperioso padre. Pues este nunca dejó de subestimar a su hijo. Es de este conflicto del que derivaba toda su obra, afirmaba Kafka, incluyendo la tan conocida Carta al padre , que nunca fue publicada en su vida. Además de esto, otros de los aspectos a remarcar y que condicionan su vida, son su relación con las mujeres. Pues le resultaban toda una odisea y tormentosos episodios. En 1923, se movió hacia Berlín, con el fin de distanciarse de su familia y concentrarse más en su vida como intelecto de la literatura. Allí se reunió con Dora Diamant (quien había conocido en el verano), una joven de 25 años proveniente de una familia ortodoxa, que había huido de su ciudad natal. Pero el estado enfermizo en el que Kafka se encontraba, y su empeoración en años posteriores conforme la enfermedad iba deteriorando su cuerpo, provocaron la necesidad de establecerse en diversos sanatorios. Más tarde, después de haber permanecido un tiempo en Berlín, volvió a Praga y a posteriori este fue ingresado en un sanatorio no muy lejos de Viena, con la finalidad de recibir un tratamiento. En este mismo año falleció, el 3 de junio de 1924. Su cuerpo fue trasladado a Praga, sitio en el que fue enterrado el 11 de junio de 1924.

La vida y la obra de Franz Kafka la enmarcamos en una de las etapas más complejas y conflictivas de la historia, estamos hablando de la primera mitad del siglo XX. A lo largo de esta etapa, numerosos acontecimientos suceden a una gran velocidad, obteniendo así, una serie de transformaciones en todos los ámbitos; tanto en el político, social, económico, ideológico y artístico. Es así que diferenciamos entre dos etapas:

Hasta la primera guerra mundial, resulta la conocida crisis de fin de siglo: esta es una crisis genérica, que está impulsada por el estallido de una serie de tensiones acumuladas a lo largo del siglo XIX. Esta crisis significará la abolición de la sociedad burguesa,junto con todos sus valores. La crisis de fin de siglo terminará con la guerra de 1914, precursora de un gran cambio y transformación el mundo. Es a partir de ella con la que realmente comienza la historia contemporánea.

Crack 29
Después de este fin de la guerra del 18, comienza el periodo denominado como entreguerras. Fue iniciado con una etapa de mejoría en la rama económica -los ''felices veinte''-, que disfraza el agravamiento de las tensiones ideológicas, desarrollados por las nuevas ideologías absolutistas y la decadencia y pérdida de aceptabilidad del sistema democrático por parte del pueblo. El auge económico se transfiguró a un ambiente desbocado, desproporcionado e insostenible, hasta llegar al crack de 1929, la mayor recesión de la historia en el sistema capitalista; es de esta de la que surgen etapas de indigencias, conocida como los ''sombríos treinta''. Todo ello causa enfrentamientos ideológicos(pues la economía no progresa); siendo el nazismo el que toma el mando en Alemania, mientras el Frente Popular lo hace en Francia. Toda esta cadena de inestabilidades promueven así; la Segunda Guerra Mundial, en 1939.

Estas dos etapas se representan en un mismo contexto histórico de crisis. Esta cadena de sucesos no son nada agradables para el hombre, el cual termina percibiendo una visión pesimista y desilusionada de la misma realidad, junto con el sentido de su propia existencia, o más concrétamente la carencia del sentido de la vida. Se implanta en sus ideales un sentido irracional y vitalista, ya entablado tiempo antes por Kierkegaard, Schopenhauer y Nietzsche. Esta realidad se comprende como algo dinámico y que está sujeto a un punto de vista irracional. El existencialismo es el punto clave desde el que parten todas estas corrientes ideológicas, pues para los filósofos existencialistas como Martin Heidgger, la naturaleza del hombre se sume a su existencia. Todos tenemos un punto de partida en el mundo, sin razón alguna, y estamos destinados a la muerte.

En esta etapa, la novela será objeto de diversos cambios. Ya no será una cadena de hechos lineales, que están sujetos a un narrador objetivo. Es en este momento, cuando los novelistas se atreven a experimentar con nuevas formas en la literatura, empezando por el aspecto de la novela, el lenguaje o la estructura: estamos hablando de una novela más formalista que la previa. Asimismo, se abandona el narrador omnisciente, con el fin de probar nuevos puntos de vista: narrador objetivo, contrapunto... y más. Además se desarrollan nuevas técnicas orientadas a las expresión del yo interior: como la corriente de conciencia o monólogo interior.

Al igual que en el realismo, la novela sigue en la cúspide de la pirámide de todos los géneros durante la primera mitad del siglo XX. Los principales autores yacen de Europa, aunque también en otras partes del mundo, como en Estados Unidos, se produce una transformación de las técnicas narrativas, impulsada por Henry James, al que le sigue la conocida ''generación perdida'': Hemingway, Scott Fitzgerald, Jhon Dos Passos...etc En Inglaterra se destaca al la autora Virginia Woolf. En Alemania, Thomas Mann, Robert Musil, Herman Hesse, y Franz Kafka,



You may also like

No hay comentarios: