EL CAMBIO DE GREGOR

/
0 Comments
Cuando Gregor Samsa se despertó una mañana después de un sueño, abrió sus ojos y se encontraba con un aspecto diferente, pues tenía unas manos muy finas, un talle delgado, sus cabellos eran largos, y ahora tenía unos hermosos pechos. Gregor tenía un cuerpo de chica, pero a él parecía no importarle, pues solo quería ir a trabajar y es que, ya eran las 9 de la mañana, cuando Gregor, normalmente se solía levantar a las 8.15. Pero no paraba de mirarse de arriba a abajo, todavía no había terminado de aceptar su nuevo estado. Su mujer, que había estado de viaje durante todo un mes, llegando a casa a esta hora, se dio cuenta que la habitación de su marido estaba cerrada, entonces grita: ¡Gregor tienes que ir al trabajo, recuerda que tenemos que pagarle a nuestros vecinos y no queda mucho por saldar esta deuda!- Gregor exclamó y dijo: ya voy  para ya- y en este momento se dio cuenta de que su voz era bastante más aguda. Esperaba que su mujer no se diera cuenta del cambio de su voz, pero dado que estaba en la habitación de al lado, le pregunto que porque hablaba así, además le dijo que se dejara de hacer tonterías y se vistiera para ir a su trabajo. Pero Gregor no estaba haciendo tonterías, no se porque le cuesta tanto a su mujer entender que podría haber cambiado, pero no y además con un grito imperioso y amena le dijo que o se terminaba ya, o su relación acababa aquí-aunque realmente ella no podía independizarse, es prácticamente dependiente de él, pues tan solo vive de sus ahorros- Entonces, Gregor abrió la puerta y fue a tomar el desayuno, y es en el momento en que justamente Mari llega, en el que esta empieza a Gritar como una loca, pidiendo a Gregor que se aparte de su vista. Gregor no lo entendía, tan difícil es comprender que había cambiado, que su apariencia física no era la misma, y que su Gregor interior seguía siendo este. Gregor se sentía mal y avergonzado no supondría la reacción del ser que más quiere así, pero es un camino que ya debe de aceptar. Entonces se vuelve a su habitación, cabizbajo,  comienza a llorar, y se sume en la tristeza.
De repente en el momento más inoportuno, llaman al teléfono y dicen con una voz muy dulce: Hola buenos días me podría comunicar con Gregor Samsa. Y este le dice <<si soy yo>>, y es ahora cuando pierde toda su educación y tras unos gritos del jefe, Gregor dice que de inmediato acudirá al trabajo, que no se preocupe. Entonces, Gregor sale de casa y llega para ya. Su trabajo lo encontraba desagradable, enormes ruidos se producían ahí dentro y tiene la intención de(como siempre) ponerse a diseñar piezas para los barcos. Allí, en ese cuarto está solo, nadie lo ve y se siente mucho mejor que nunca. No tiene que verse a si mismo, ni tampoco tiene la necesidad de dar explicaciones, tan sólo se concentra en el dibujo y pasa horas y horas diseñando diferentes modelos. Aunque esta tranquilidad y solemnidad tan apacible en la que se había envuelto Kafka, pronto se pierde.
Kafka, va a enseñar los modelos a su jefe, y en el momento en que entra por la puerta, le grita: Kafka! No puede ser lo que veo. ¡Apártate de mi vista! ¡Fuera de mi despacho! ¡No te quiero ver jamás aquí! ¡Quedas despedido por completo! Y Kafka, de nuevo se vuelve, no entiende porque el adinerado del uniforme de chaqueta, ha podido despedirlo. Él no ha hecho nada, ¿Por qué? ¿ Tan malo soy?, se pregunta a si mismo
Durante todo el trayecto hacia casa, Kafka se pregunta, como ahora va a poder pagar todo lo que debía a mis vecinos, y mi mujer, ¿Cómo se va a mantener sin mi? Y sus viajes? Ya no podrá viajar ni comprarse toda esa ropa? ¡Desventurado soy! ¡Oh,Todo me pasa a mi!
Al llegar a casa, como su mujer no le puede dirigir la palabra, se encierra en su habitación, y deja una nota por debajo de la puerta, en ella está escrito lo siguiente: Lo siento mi vida, el jefe me ha destituido, no se que hacer, la gente me mira diferente cuando voy para la calle y ahora no se como vamos a mantener esta casa. Mari al leer esto no hace más que insultarle y decirle cosas muy feas, le llama desgraciado y el sin embargo sigue ahí sigue siendo el mismo Gregor que antes, solo han cambiado algunos rasgos físicos de su ser pero ya. Entonces la mujer avisa a Gregor que tendrá mañana que salir temprano para poder ir a buscar trabajo. Además, después de todos los insultos y el rencor que le guarda, se dispone a comprarle ropa femenina. Coge unos cuantos de sostenes, unas bragitas, un cepillo para peinar su pelo y algo de cuidados para él. Cuando llega casa Gregor se lo agradrece mucho, pero ella no parece estar muy contenta.
Con el paso de los días, Gregor se siente cada vez peor, su mujer deja de cuidarlo tan a menudo como antes y ya no solo se encuentra ante una habitación sucia y llena de artilugios, sino que su estado moral empeora. Gregor no recibe cariño de nadie, y para una persona como Gregor, que siempre ha pensado en ella y es muy difícil de aceptar. Siempre piensa en ella, y quiere lo mejor para Mari, le compraba cosas, le regalaba viajes para que ella disfrutara de su vida, y sin embargo Gregor no hacía mas que callarse en un abrumador silencio, que tan solo le hacía reflexionar. Últimamente, pasaba todo el día en la cama, estaba expuesto a cambios en su metabolismo constantemente, y contrajo un cáncer de mama. Esto le hizo empeorar mucho, y a su mujer parecía no importarle mucho, es más, ya desde hacía 2 meses de su metamorfosis, Gregor tenía un rostro pálido, estaba débil y por si no fuera poco ya su mujer casi nunca le daba de comer. En su defensa, ella decía que no podía aguantar la cantidad de suciedad y bichos que había en la habitación de Gregor. Si bien es cierto, el cuarto de Gregor, era horribe. Al lado de su escritorio encontramos una tabla, encima de el muchas hojas de diseños por las que paseaban unos bichitos minúsculos con unas patas que podían medir el doble que su cuerpo. Por oro lado, a su derecha, se encontraba su mesita de noche, en ella, ya había 3 telarañas y debajo de su cama, la cantidad de polvo era enorme. Poco a poco fueron pasando los días, y como ya su mujer tenía trabajo, no le importaba que muriese, es más se iba a fiestas, eventos, el último día fue al cine.Un sin fin de caprichos...
Al día siguiente Gregor se encontraba fatal su cuerpo era dueño de una melancolía y la enfermedad de la cual no se podía librar. Gregor no podía salir de su cuarto, Mari le castigaba y Gregor ya no era el mismo, fue cambiando. Gregor ya no deseaba ver a nadie, no quería comer, y pensaba en su fin, que no llegaría mucho más tarde. Son dos días después en los que por la mañana Gregor yacía sobre su cama y en ese momento soltó el último respiro. Gregor estaba muerto. Y ni si quiera aún se había dado cuenta su mujer. Sería a la semana, cuando abrió la puerta de su cuarto, y se dio cuenta de su estado. Mari, no soltó ni una lágrima ni tampoco quería hacerse cargo de él. Así es que recogió todas las prendas de su casa y se mudó a una nueva, Mari ya estaba más contenta que nunca, no tendría que servirle ni hacer tareas por nadie. Ahora es otro el que se encarga de mantenerla y que al parecer a la mañana siguiente...


You may also like

No hay comentarios: