COMENTARIO I

/
0 Comments
Aquí os dejo mi primer comentario sobre un fragmento del Decamerón: 

A modo de introducción, antes de empezar a formar el comentario, comenzamos con un breve resumen: Tingoccio va al cielo y después de haber sido juzgado allí, vuelve a la ''Tierra'' y mantiene una conversación con su amigo Meuccio, el cual le pregunta sobre las penas por las que ha sido condenado, e hizo hincapié en el adulterio, por el que según Tingoccio, dijo que eso era la menor preocupación que debería tener. 

Tema: La preocupación de Tiogonnicio por la pena que recaería sobre el. 
En este fragmento, también trata como tema secundario la fortuna, Tiogonniccio pensaba que iba a ser condenado, y que las penas serían muy drásticas, sin embargo no fue así, por otra parte, la suerte de Meuccio, ya que Tiogoniccio pudo volver del cielo para poder afirmarle que no ocurría nada si mantenía relaciones sexuales con su comadre, también utiliza el tópico Carpe Diem, el cual literalmente dice toma el día, es decir, se refiere a que no desperdiciemos nuestra oportunidades y que las disfrutemos al máximo, en el texto se muestra este tópico cuando le dice que acostarse con su comadre no es ningún delito, y que no pasa nada por disfrutar de los placeres de la vida. 

En el Renacimiento, al igual que en este fragmento hablan del placer sensorial como algo normal, y no como algo escandaloso , es obvio este tema presente en el fragmento, y se trata como algo natural y no como un pecado ni un delito. 
Es el cuento número 10 de la Jornada VII, llamado: Las comadres en el purgatorio, en el cual Tiogonnocio y Meuccio tienen un pacto, que consistía en que el primero que muera, regresará a decirle al otro lo que sucede en el mas allá. Una vez Tiogonoccio muere, le comenta a Meuccio que está en un purgatorio por otros pecados diferentes de acostarse con comadres. 

Además podemos observar que se puede dar, el amor, en cualquier tipo de clase social y lo trata el amor como algo que no se puede suprimir. Este amor es mas natural que en otras épocas, ya que no lo trata como algo inalcanzable sino como algo cercano y que se puede conseguir.

El cuento tiene un carácter muy parecido al de la 3ª novela, en la que Fray Rinaldo quería mantener relaciones sexuales con su comadre, pero ella no estaba segura si recaería una pena sobre ella, y Fray Rinaldo como quería conseguir su objetivo sostuvo la idea en la que dice: si tu mantiene relaciones sexuales con tu marido, que es una persona mas cercana a tu hijo, porque no lo puedes hacer conmigo que menos tengo que ver con el. 
Bocaccio plantea una nueva forma de pensar, innovadora ante la Edad Media anterior en la que no se hablaba de estos temas (que estaban muy mal vistos), tratados en el Decamerón (como el amor, las infidelidades y otros mas relacionados), sino que se centra en texto religioso, guerras y reconquistas etc. 


Refleja la astucia en la obra y a lo largo de la Jornada VII. 
Valora la inteligencia humana y le da un carácter utilitario fuera del rango didáctico, se utiliza para el manejo y el control de la situaciones, siendo así, las mujeres las que toman el papel de inteligentes, Bocaccio como humanista recalca la capacidad resolutiva de la figura femenina, siendo así estas las que solventan las situaciones y además dejan al marido como ser ingenuo, torpe y tonto: figura del marido ridiculizado, el cornudo, débil, manipublale, que es lo que es Arguccio.
También por último terminando con los tópicos, Bocaccio da a conocer en su obra a una mujer bella, aunque no se centra en ello, como en el descriptio-puellae de Petrarca, sino que la trata como ser consecuente a su futuro, libres, necesitadas de cumplir sus deseos y satisfacciones, como una dama de carne y hueso, tomando una postura realista. 

Este fragmento tiene un carácter narrativo y no realiza muchas descripciones. Comienza con una pregunta, que con una historia la responde. 
Es dialogado, con estilo indirecto, aunque no completamente, hay algunas alternancias (que proporciona una agilidad al fragmento), como por ejemplo: en la última parte en la que narra la manera de actuar de uno de los protagonista. Se enmarca en un tercer plano narrativo del Decamerón. 

Tiene un narrador personaje omnisciente de 3ª persona, aunque ese narrador, es a su vez un personaje, al que no le ocurre nada dentro del cuento, es totalmente ajeno y un espacio cerrado y unos narratarios, que son los que escuchan los relatos. 

Nos encontramos ante el desenlace de la Jornada VII, en el cuento X. Haciendo referencia a la descripción de los personajes antes de nada comienzo advirtiendo, que Bocaccio no prestaba mucha atención ni énfasis en la descripción de los mismo, lo cual quiere decir que mi visión de ellos, puede ser algo diferente de la de otra persona, ya que era la intención del autor.
Podemos observar a Meuccio como un personaje que no muestra muchos sentimientos, tan solo el de la culpabilidad por no haber aprovechado la vida tal y como debería haber hecho, es un personaje preocupado: algo responsable y a la vez un vividor, que quiere disfrutar la vida y a Tingoccio, que es el personaje que cobra más protagonismo a lo largo de la obra el cual se sosiega al escuchar las noticias de su amigo, un personaje algo cobarde debido a su poco atrevimiento por disfrutar de la vida y llorica, un personaje que podríamos decir que es algo menos plano que Meuccio, ya que este cambia de opinión al enterarse de las noticias de su compañero.

Con respecto al lenguaje podemos decir que es poco culto, nos invita a conocer las clases sociales de los personajes, como por ejemplo:<<Anda tonto>> o, <<hacer su gusto a su buena comadre>> con este tipo de lenguaje nos indica que son personajes con una clase baja y una educación no muy rica. Tiene oraciones muy largas y ponen el verbo atrás muy similar a la estructura latina.
El desarrollo temporal es lineal, ya que no encontramos flashbacks. 
Haciendo referencia al espacio: encontramos dos tipos de este mismo, uno externo y otro interno, siendo el primero en el Valle de las Damas (una mansión campestre donde deciden empezar a contar relatos para amenizar el tiempo) debido a la huida de el rey y demás narradores a causa de la Peste Negra situada en 1348

Los recursos literarios en esta fragmento y en general, son pobres, no destacan por ellos, no obstante se aprecian algunos, como aquí, un hiperbatón: <<y estando yo entre ellos, y acordándome de lo que había hecho con la comadre, y esperando por ello mucha mayor pena que la que me había sido dada, aunque estuviese en un gran fuego y muy ardiente, todo de miedo temblaba>>
También algunas exclamaciones como: <<oh Tioggocio>>. Ironía: <<pues así había dejado pasar a unas cuantas>>. 

Metiéndonos en la evaluación personal empezamos con la importancia de la obra del Decamerón completa, rompió con todos los cánones establecidos en la Edad Media, apartando a un lado el tema religioso y dirigiéndose a los temas referidos al amor, la mitología la naturaleza...Centrándose en el carácter humanístico, la belleza, la armonía, rehuyendo el registro excesivamente culto a diferencia de la literatura medieval y utilizando un lenguaje sencillo aunque cuidado y la importancia del uso de la idealización, admitiendo los errores que comete como humano que es, el Decamerón recoge nuevas formas nuevas de pensamiento y nuevos modelos a seguir, siendo vigentes hoy día. 
Esta novela tiene el propósito de hacer hincapié en el hombre, Bocaccio como humanista, pone al hombre como ser imperfecto que necesita satisfacer sus necesidades básicas, ya sean de carácter sexual u de otro tipo, lo dispone de forma objetiva, haciéndolo realista así es cometiendo errores, como ser consecuente de su futuro, no como merced a la gracia divina.

La novela caracterizada por un relato de una extensión considerable, no fue elaborada hasta después del Decamerón, une los relatos, lo hace todo mas real, haciendo los propios personajes narradores de la historia, a diferencia de otras como las mil y una noche, en los que cada relato tiene un vínculo de unión no muy fuerte.
Hacía del Decamerón un libro accesible para la población, no estaba acabado para nobles, sino para burgueses y precisando, mujeres, ya que casi todas ellas en este cuentos son las que se ríen de sus hombres. Tiene un carácter cómico a causa de las burlas, lo que lo hace una lectura mas amena y no tan aburridas como los libros anteriores que hablaban de ellas como algo inalcanzable o de guerras.
Esta novela avanza con respecto al tiempo escrito, equipara a la mujer con el hombre, y los destina con las mismas necesidades, como el sexo. Tienen los mismos derechos y hecha atrás el ideal anteriormente aceptado en la Edad Media de mujer inalcanzable, bellísima, perfecta, del contrario, la hace artífices de la necesidad de complacer su deseo.
Por otro lado, entiende los celos como algo que hay que dejar a un lado, y que siempre termina en el final de la relación, una perspectiva algo adelantada, incluso ahora mismo, muchos de nosotros que entendemos los celos como algo bueno y que debemos de tenerlos, ya que sino significa que no queremos lo suficiente a esa persona. A diferencia de esto último, Bocaccio en todos los cuentos que ha utilizado al hombre celoso, han terminado con una ruptura de la relación, ya que no es sano estar con un persona así y no es digno para tener una buena vida.
Bocaccio ha utilizado el tema de las infidelidades a lo largo de toda esta Jornada VII, ha manejado este tema como algo cotidiano, que puede pasar, nada como algo escandaloso, como hoy en día. A lo largo de todos estos relatos, las mujeres eran las infieles, las que se burlaban de sus maridos, ya que el escritor, quiso que nos diéramos cuenta que al igual que ellos, pueden hacerlo, nosotras podemos y de más.
En relación a lo anteriormente dicho y profundizando un poco más podemos decir que la mujer en el tema del Carpe Diem, que anteriormente si era válido para el hombre pero no para la mujer, en este caso, esta figura femenina puede ser muy bella, espléndida, hermosa, irresistible como en algunos cuentos, pero a pesar de poseer todos estos rasgos envidiados por muchas, no le quita realidad ni la pone como mujer inalcanzable, ni como frívola, altivas y soberbias, sino que las hace objetos de sus propios deseos, de sus apetitos y deseos por complacer y trata este tema con total naturalidad, no como nada escandaloso.
Ya no refiriéndonos a las relaciones sexuales en el matrimonio sino también fuera del matrimonio, Bocaccio piensa que es algo natural y que debemos de aprovechar todos los placeres que se nos crucen a lo largo de nuestra vida, y no debemos de reprimir estos deseos, por dar una imagen frente a los demás. 
También, admite sus errores como humanos/as que son, no como en el Renacimiento en el que todo debía ser perfecto, sino como seres consecuentes de su propio futuro, no como merced a la Gracia Divina( en la Edad Media), por supuesto también reconociendo sus virtudes.
Claramente la mujer en el Decamerón es la destinataria de sus novelas, Bocaccio quiere que la mujeres se den cuenta de que todos somos iguales y que si ellos(hombres) pueden reírse de ellas, ellas también podrán por que son igual de inteligentes y de astutas, es mas en las historias ellos, quedan como humillados. Por otra parte tenemos 7 narradoras, mujeres y algunos hombres pero en minoría, ya que está interesado en conocer su visión de las mujeres y de los tratos y todas mantienen algún aspecto negativo con respecto a sus maridos que son siempre ingenuos, torpes y son subestimados desde el punto de vista femenino(se burlan de ellos).


Todavía hoy en día se ponen en cuestión estos conceptos, de la equiparación entre hombres y mujeres y sobre todo en la religión islamista, donde la mujer es un ser totalmente inferior al hombre, y la cual no puede subsistir sin el, ya que el hombre es el que realiza casi todas las tareas menos las de casa. La mujer en esta sociedad está infravalorada no se puede meter en cuestiones de negocios, no pueden hablar con otros varones que no sean de su familia, ellos pueden hacer lo que quiera con ella y están obligadas a cumplir ciertas normas de vestimenta, de lo contrario pueden ser apaleadas. Esto nos da que reflexionar que realmente, muchas de estas sociedades,  no viven realmente en el siglo XXI como debería ser, sino que su capacidad de reflexión se ha quedado mucho tiempo atrás.
He aquí un ejemplo de la influencia que el  Decamerón ejerció en la pintura:

Pintura de Franz Xaver



You may also like

No hay comentarios: